Vida

Mundo misterioso.

   Aquellos comportamientos cuyo mecanismo no alcanzamos a conocer correctamente los atribuimos al instinto.

  Por instinto la abeja, que con cera blanda forma celdillas hexagonales en el panal, nunca se le ocurriría construir su hogar con forma de farol, como hacen las avispas, hecho de pasta de madera triturada o el hornillo de barro, verdadera obra de alfarería de los abejorros, todos ellos viven en comunidad, se someten a unas leyes estrictas que marcan su existencia en rigurosos rangos de reinas, obreras o soldados. Sabemos que el comportamiento es así y no de otra forma, porque la naturaleza aún está llena de misterios para el hombre.

Abejas  Hormigas  Nido de avispas

Pájaro hornero  Hormigas Abeja

   Una definición amplia de instinto lo considera como “una disposición innata que tiende, a través de una serie de conductas, a responder a ciertas necesidades de supervivencia, a pesar de que la criatura no sea consciente de este propósito”. Lo cierto es que, gracias al instinto, el mundo animal se perpetúa y nos muestra las maravillas de una naturaleza vital y emocionante.

Fuente: Revista Pelo, Pico, Pata, año 1, nº 9. Editorial, Antena 3.

 

Bienestar animal.

  La preocupación sobre el bienestar animal ha venido creciendo desde finales del siglo pasado como consecuencia de las repetidas demandas de organizaciones ambientalistas y/o protectoras de animales sobre abusos que el “ser humano” hace de los mismos. Muchas de tales demandas se basan en la preservación del espacio del hoy llamado “animalismo” a diferencia del “humanismo” que debemos aplicar en el trato con los animales como medio para la preservación de la Biodiversidad y finalmente de los seres vivos sobre la tierra.

  El bienestar de los animales es una cuestión de interés público compleja y multifacética que incluye importantes dimensiones científicas, éticas, económicas y políticas. Por ser un tema de importancia creciente en la sociedad, ha de abordarse sobre bases científicas fidedignas.

  Unos definen al bienestar animal, como “el estado en el que se encuentra el animal que trata de adecuarse al medio”. Por su parte De la Sota (2004), es más amplio cuando define al BA, y dice que es “el conjunto de medidas para disminuir la tensión, sufrimiento, traumatismo y dolor de los animales durante su traslado, exhibición, cuarentena, comercialización, aprovechamiento y sacrificio”. Sin embargo Fraser (1989) dice que el bienestar animal comprende ambos aspectos, el físico y el psicológico, éstos normalmente coexisten”.

  El bienestar físico se manifiesta principalmente por el buen estado de salud. Sin embargo el aspecto psicológico ejerce un papel cada vez más importante, por lo que las observaciones de Hurnik (1988), dicen que “el B. Animal es un estado o condición de armonía física y psicológica entre el organismo y su medio”. La Real Sociedad para la prevención de la crueldad (RSPCA, 1992) llama la atención sobre: “el estrés de los animales de experimentación y la necesidad de alivio cuando se asocia al sufrimiento”.

  El enfoque varía desde el empleado con la problemática de los animales criados y mantenidos en laboratorios para investigación de vacunas, biológicos y farmacológicos destinados a la protección de la salud en diferentes especies animales, de aquellos animales de distintas especies sometidos a la explotación intensiva de carne en los corrales de engorde y otros sistemas de producción ganaderos; sin dejar de tener en cuenta la situación de aquellas especies animales que están en mayor proximidad del ser humano conviviendo en la residencia del hombre, como son las mascotas. Sin embargo, a los animales de trabajo, se les deben aplicar mayor atención, debido a que son fuentes de ingresos para el hombre. En la mayor parte de los casos, en éstos se tiene menos en cuenta las recomendaciones de bienestar animal.

  Algunas medidas del bienestar animal comprenden la evaluación del grado de afectación de las funciones asociadas a una determinada lesión, enfermedad o la desnutrición, las necesidades de los animales y su estado de humor, indicando si tienen hambre, dolor o miedo, gracias a la mediación de la intensidad de sus preferencias o aversiones. Otras medidas evalúan los cambios o efectos que a nivel fisiológico, comportamiento e inmunológico manifiestan los animales frente a distintas situaciones.     

Fuente: DMV.M.An.Sc. Hugo L. González M.

 

2 responses to this post.

  1. aaguanteb las aaaabejas las quiero muchoo

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: